Cómo afecta la alergia al polen a tus ojos

 

Seguro que estás familiarizado con estos síntomas: estornudos frecuentes, congestión nasal y ojos irritados, rojos y llorosos. Si es así, eres consciente de la frustración que vive mucha gente con la alergia al polen. En este artículo vamos a explorar las causas de esta alergia y cómo afecta a nuestros ojos, además de algunos métodos para prevenirlas y varios tratamientos.

¿Qué causa la alergia al polen?

“Alergia al polen” es el término dado a la reacción alérgica que la población sufre al polen, que son pequeñas partículas que se encuentran en las plantas y flores. Cuando el polen entra en contacto con las células que revisten los ojos, la boca, la nariz y la garganta, puede desencadenar una reacción alérgica.

En algunos casos, la reacción alérgica que presentan algunas personas es, básicamente, una sobrerreacción de su cuerpo hacia el polen. Esto hace que el sistema inmunológico libere sustancias químicas para intentar prevenir la propagación de lo que erróneamente percibe como un agente extraño. Las sustancias liberadas causan los síntomas mencionados anteriormente.

Existen diferentes tipos de polen a los que la gente puede ser alérgica, el más extendido es al polen de gramíneas, que supone el 90 % de los casos[1]. Aunque no está claro qué causa que el sistema inmunológico actué de esta forma, se conocen muchos factores que incrementan el riesgo de sufrir esta afección. Entre ellos:

  • Sufrir de otra condición alérgica, como asma o eczema.
  • Exposición al humo del tabaco en edades muy tempranas[2].
  • Otros miembros de la familia también sufren alergia.

¿Cómo afecta la alergia al polen a tus ojos?

Puede causar distintos tipos de molestias. Principalmente, desencadena algunos síntomas como irritación y picor, ojos llorosos y enrojecimiento. En los casos más severos, las personas afectadas pueden tener inflamación en los párpados.

¿Se puede evitar la alergia al polen?

Evitar esta alergia puede ser un caso de tomar, simplemente, medidas preventivas para esquivar los alérgenos cuando el riesgo es más alto. El polen de gramíneas suele producirse desde mediados de mayo a julio, mientras que el polen de los árboles –que es la segunda causa más común de alergia al polen– se produce a finales de marzo hasta mediados de mayo. El tiempo también afecta a la cantidad de polen, la cual se propaga más rápidamente los días húmedos y con viento. Sin embargo, se sabe que los niveles de polen caen drásticamente cuando llueve.

Se aconseja utilizar gafas de sol durante la época de alergias para que actúen de protección contra los alérgenos. También, es recomendable que las personas que usan lentillas utilicen gafas o lentillas desechables diarias. Esto se debe a que la superficie de las lentillas puede acumular alérgenos.

Cómo tratar los ojos delicados e irritados

Debido a la existencia de alergias oculares, como la alergia al polen, hay disponibles varias soluciones, dentro de la gama de productos Optrex.

Hay gotas oftálmicas específicas para luchar contra los síntomas asociados con la alergia al polen, como el picor y los ojos llorosos.

Como alternativa, el problema puede ser tratado desde la fuente con el uso de antihistamínicos, los cuales previenen que ocurran los síntomas de las reacciones alérgicas. Es un médico quien debe prescribirlas.

Si quieres conocer más información sobre la gama de productos Optrex y sus gotas oftálmicas para aliviar los síntomas de la alergia al polen, pincha en este enlace.

Optrex ActiMist Spray 2 en 1 para ojos secos e irritados

Optrex Colirio con Agua de Hammamelis

¡Descubra RB! FacebookTwitterYouTube