Viajes de larga distancia y tus ojos

 

En este artículo, explicaremos cómo los viajes de larga distancia afectan a tus ojos, además de los pasos a seguir para evitar sus efectos y las formas de tratar tus ojos si están sufriendo como resultado de estos trayectos.

¿Los viajes de larga duración pueden afectar a tus ojos?

La respuesta corta es sí, y en más formas de las que puedas imaginarte:

  • Ojos cansados e irritados

Además de los síntomas evidentes de párpados pesados y tensos, los ojos cansados también pueden dar lugar a un enrojecimiento, dificultad para concentrarse, visión borrosa y aumento de la sensibilidad a la luz. La principal causa de los ojos cansados es la privación del sueño y aunque puede provocar varios síntomas, el más asociado con el cansancio de ojos es la irritación.

Debido a la duración de los viajes de largo recorrido, existe la posibilidad de que, se interrumpa su patrón habitual de sueño.

El marcapasos circadiano del cuerpo está compuesto por un grupo de células en el área del hipotálamo, y su trabajo consiste en establecer los ritmos internos. Cuando el marcapasos decide que es por la mañana, envía mensajes químicos para mantener al resto de las células del cuerpo en el mismo horario. Cuando cambias tus patrones de sueño, estás confundiendo a tu reloj biológico y se puede crear una sensación de fatiga, además de tener los ojos cansados e irritados.

Esta afección se puede agravar más si estás conduciendo durante amplios períodos de tiempo, ya que es una tarea que requiere un uso intensivo de los ojos. Además, conducir por la noche, por carreteras iluminadas, u otra forma de viajar en la que se esté expuesto a luz artificial, puede contribuir al cansancio de tus ojos. Esto está estrechamente relacionado con el "síndrome de visión de ordenador", la prolongada concentración en un dispositivo digital provoca tensión en el ojo, lo cual también puede dar lugar a irritación.

  • Ojos secos y rojos

Al igual que el cansancio y la irritación, la sequedad y el enrojecimiento son dos síntomas que van de la mano y que fácilmente pueden aparecer durante viajes de larga distancia. El síndrome de ojo seco surge cuando las glándulas lagrimales del ojo son incapaces de producir suficientes lágrimas para lubricarlo o cuando las lágrimas se evaporan rápidamente, debido a una alteración de la capa lipídica, la capa más externa de la película lagrimal que impide que las lágrimas se evaporen. Ésta última es la causa principal de la sequedad ocular en la mayoría de los casos. Esto puede generar sensación de sequedad y dolor, y también puede causar visión borrosa temporal.

Hay algunos factores que tienen un impacto en la distribución de la lágrima, incluyendo la frecuencia con la que se parpadeas. Cuando las glándulas lagrimales producen lágrimas, la acción de parpadear desempeña una parte esencial, distribuyéndolas por la superficie del ojo. En consecuencia, si no se parpadea lo suficiente, la película lagrimal puede evaporarse rápidamente y podrías ser más propenso a sufrir de sequedad ocular.

Hay factores ambientales y no ambientales que son conocidos por causar la evaporación rápida de las lágrimas, como el viento o del aire acondicionado. Por ejemplo, la falta de humedad en la cabina de un avión también puede generar sequedad.

Si estás sufriendo de sequedad como resultado de un viaje de larga duración, éstos pueden enrojecerse. Cuando no se ha dormido lo suficiente, tus ojos pueden parecer que están inyectados en sangre. Se debe a que los pequeños vasos sanguíneos de la conjuntiva, la membrana que cubre la parte blanca del ojo, comienzan a dilatarse en un intento por conseguir más oxígeno para la córnea y otras superficies. En consecuencia, la fatiga y el parpadeo insuficiente pueden causar enrojecimiento.

Pasos para prevenir los efectos de los viajes de larga duración en tus ojos

Te mostramos algunas medidas preventivas, muy simples, que te pueden ayudar para que los viajes de largo recorrido no afecten a tus ojos:

  • Programar el viaje, si es posible, dentro de las horas en las que es de día, para mantener en sincronía el reloj biológico normal y reducir la posibilidad de tener los ojos cansados e irritados.
  • Cerrar los ojos, es la solución más obvia. Cerrando los ojos durante un tiempo puedes ayudar a aliviar el cansancio y la sequedad.
  • Si conduces, haz descansos regularmente con el fin de reposar los ojos. Si viajas acompañado, podéis rotaros.
  • Evita la luz artificial.

Tratamiento para los ojos afectados por los viajes de largo trayecto

Si has hecho todo lo posible para evitar los efectos de los viajes de larga duración y aun así los has sufrido, hay algunos tratamientos muy rápidos y sencillos para mitigarlos:

  • Aplicar una compresa caliente sobre los ojos cerrados puede aliviar el cansancio y la sequedad.
  • Por otra parte, antes de volar, echa un vistazo a la gama de tratamientos oculares disponibles.
  • Gotas lubricantes que actúan combatiendo los síntomas, para aliviar la sequedad de ojos, para aliviar la sequedad de ojos.
  • Hay colirios para los ojos específicamente diseñados para combatir la irritación.
  • Limpiadores para aliviar los ojos que sufren de irritación y malestar.
  • Spray Actimist de Optrex, ofrece una alternativa cómoda y eficaz. El spray actúa combatiendo la principal causa de la sequedad ocular, una evaporación excesiva de las lágrimas debido a una alteración de la capa lipídica de la película lagrimal. Se aplica con los ojos cerrados y alivia los síntomas de los ojos secos.

Los viajes de larga duración pueden suponer un reto. La privación del sueño, el aire acondicionado y la exposición a la luz artificial son algunos de sus desencadenantes. Sin embargo, Optrex te puede ayudar a combatir sus efectos. Si quieres averiguar más sobre la gama de productos Optrex, pincha en este enlace.

¡Buen viaje!

Optrex ActiMist Spray 2 en 1 para ojos secos e irritados

Optrex ActiMist Spray 2 en 1 para ojos cansados y molestos

¡Descubra RB! FacebookTwitterYouTube