Visita al optometrista: cómo prepararse

 

Los optometristas son especialistas de atención primaria que están preparados para evaluar tus ojos y detectar una variedad de problemas, incluyendo: defectos de visión, signos de lesión, enfermedades o afecciones, y problemas asociados con la salud.

El amplio alcance de los problemas que son capaces de identificar, sirve como muestra de lo importante que son los chequeos regulares. En este artículo, examinamos por qué las evaluaciones regulares de los ojos son tan importantes, con qué frecuencia debes visitar a tu optometrista y ofrecemos algunos consejos a los que prestar atención antes y durante la visita.

¿Por qué necesitas visitar a un optometrista?

Si crees que no hay ninguna necesidad de visitar a un optometrista porque, desde tu perspectiva, no tienes ningún tipo de trastorno de la visión, estás equivocado. Las evaluaciones oculares no solo son para la gente que tiene una visión baja. Sirven para detectar problemas en los ojos incluso antes de que se manifiesten sus síntomas, permitiendo ser tratados antes de que empeoren. Es muy importante porque en algunos casos puede ser muy difícil revertir el daño causado por algunas afecciones oculares si se dejan sin tratar durante un tiempo.

Los optometristas también son capaces de detectar señales de enfermedades serias en la parte trasera del ojo. Por ejemplo, la dilatación de los ojos puede ser un indicador de presión sanguínea alta y diabetes. Por lo tanto, una visita a tu optometrista es una forma de explorar tu salud, no solo una evaluación ocular.

¿Con qué frecuencia deberías visitar a un optometrista?

Es esencial que visites al optometrista con frecuencia independientemente de lo buena que sea tu visión. Las visitas regulares son importantes para detectar algunas enfermedades que necesitan cuidados especiales, como la retinopatía diabética o el glaucoma. Se recomienda asistir a una o dos evaluaciones oculares cada dos años.

A la gente con diabetes se le recomienda tener evaluaciones más a menudo porque hay complicaciones potenciales de la enfermedad asociada con la ceguera. De manera similar, la gente que tiene un historial familiar con afecciones oculares, como la degeneración macular y el glaucoma, también deben visitar a un optometrista más a menudo.

Consejos para cuando visites al optometrista

Algunas consideraciones a tener en cuenta antes de tu evaluación ocular:

  • Un diario para anotar los problemas desde tu última visita

Las evaluaciones oculares se suelen realizar cada dos años y durante ese tiempo pueden suceder muchas cosas. Si puedes informar a tu optometrista de cualquier problema que hayas tenido y señalar cuándo ocurrieron, podría ayudar a esclarecer las causas y proporcionar una solución.

  • Revisión previa de sus gafas o lentillas antes de la visita

Si sueles utilizar gafas o lentillas, es posible que quieras revisarlas antes de la evaluación ocular. De esta forma, cualquier problema de visión provocado por las gafas o las lentillas podría atribuirse a ellas, y corregirlo de manera separada.

  • Preparar preguntas

Para asegurarte de que estás completamente informado en cuanto a la salud de tus ojos se refiere, quizás quieras preparar algunas preguntas para tu optometrista. Si las apuntas, no se te olvidarán.

Pide consejo sobre tratamientos oftálmicos

Tu visita al profesional puede descubrir numerosas afecciones a enfermedades oculares. Algunas de ellas pueden requerir de tratamiento médico y otras pueden tratarse en casa.

Quizás quieras considerar realizar algunas preguntas como:

  • ¿Qué tipos diferentes de tratamiento están disponibles?
  • ¿Qué me recomendarías?
  • ¿Son fáciles de usar?
  • ¿Con qué frecuencia puedo utilizarlo?
  • ¿Debería guardar uno de recambio?

Mientras tanto, existen numerosas soluciones disponibles que pueden ayudar a mantener la salud del ojo, además algunos combaten síntomas de ciertas enfermedades oculares, como la conjuntivitis.

Optrex Colirio Hidratante

Optrex Colirio Refrescante

¡Descubra RB! FacebookTwitterYouTube