Guía de Optrex sobre las lentillas

 

Mucha gente opina que le ha cambiado la vida después de usar lentillas. Sin embargo, si estás pensando en recurrir a ellas para corregir tu visión quizás debas conocer antes algunas cuestiones importantes. Y es que todos queremos que la dificultad a la hora de ponernos las lentillas sea la menor posible. En este artículo vamos a ayudarte a sacarles el mejor partido a tus lentillas y a cuidar de tus ojos como nunca antes. Pero antes de nada, te recordamos lo siguiente…

Mitos y verdades sobre las lentillas

Algunas personas dudan de las lentillas porque desconocen los hechos reales. Por ello, hemos decidido repasar los mitos y verdades más comunes en torno a este tipo de lentes.

-          Pueden meterse detrás del ojo

No es verdad. Una membrana fina llamada conjuntiva cubre el blanco de los ojos y se conecta con el interior de los párpados, lo que hace físicamente imposible que una lentilla pueda meterse detrás del ojo.

-          Se pueden pegar al ojo

Si dejas que tu ojo se seque demasiado es probable que las lentillas se queden pegadas en la superficie. Pero si las limpias con suero fisiológico u otra solución entonces podrás mover tu ojo con la lentilla sin ningún problema.

-          Pueden causar muchos problemas

Esto no debería pasarte si limpias y cuidas tus lentillas como te recomendamos nosotros y los profesionales médicos.

-          Pueden salirse del ojo

Hace unos años, cuando surgieron las primeras lentillas duras era más normal ver cómo a algunos deportistas se les caían mientras realizaban alguna actividad física. Sin embargo, ahora las lentillas modernas se ajustan más a los ojos, un cambio que hace más difícil que puedan salir de los mismos.

Tipos de lentillas

Antes de tomar la decisión de usar algún tipo de lentilla asegúrate de que han sido aprobadas por un optómetra registrado, un oculista cualificado o un profesional médico. Y si tienes dudas te recomendamos que les preguntes antes de hacer nada. Como seguramente ya sabes hay dos tipos de lentillas: las rígidas permeables al gas y las suaves.

Cómo usar las lentillas por primera vez

Aunque ponerse y quitarse las lentillas necesita mucha práctica al principio, con un poco de paciencia verás que se convertirá en un elemento más dentro de tu rutina. No te pierdas los siguientes consejos:

-          Sigue siempre las instrucciones que vienen con las lentillas y también aquellos consejos que hayas podido recibir en algún momento previo.

-          Asegúrate de que lavas, enjuagas y secas tus manos con una toalla sin pelusas antes de tocar las lentillas tanto para quitártelas como para ponértelas.

-          Póntelas y quítatelas como indican las instrucciones. Y como ya hemos comentado, intenta ser paciente al principio hasta que le cojas el truco.

-          Acuérdate siempre de desinfectarlas cuando te las quites.

-          Enjuaga y limpia el recipiente de las lentillas y cámbialo cada cierto tiempo.

-          Usa solamente aquellos productos para el cuidado de los ojos que estén aprobados y no dejes que el líquido para limpiar las lentillas se ensucie.

-          Sigue todas las instrucciones específicas tanto para las lentillas de uso prolongado como las reutilizables.

-          Nunca intentes reusar las lentillas desechables.

-          Pide consejo profesional si tienes problemas. Nunca tomes riesgos que puedan llegar a dañar tus ojos. Lo mejor es que uses gafas mientras encuentras la solución.

 

Otros consejos a tener en cuenta:

 

-          Nunca uses agua del grifo para las lentillas, ya que podrían infectarse.

-          Nunca mojes las lentillas con tu saliva para evitar infecciones.

-          No te pongas las lentillas mientras te estás duchando o en la piscina, a no ser que uses gafas acuáticas.

Por otra parte, recuerda que es bueno hacerse revisiones de la vista y de las lentillas cada cierto tiempo. Y no te olvides además de cambiar cada cierto tiempo las lentillas y las soluciones que usas para limpiarlas, ya que en caso de usarlas caducadas puedes llegar a dañar tus ojos.

Cuidado de tus ojos

Cuando te pongas las lentillas asegúrate de que tus ojos están sanos y que puedes ver bien. Puede que suene obvio, pero nunca las uses si crees que puedes tener algo en los ojos como conjuntivitis, orzuelos, herpes, etc. Si es así y tienes los ojos rojos acude al médico inmediatamente.

Tener los ojos frescos

Para sacarles el mayor partido a tus lentillas debes cuidar también de tus ojos. Esto se debe a que cuanto más te pongas las lentillas, más aumentan las probabilidades de tener los ojos secos.

¿Qué son los ojos secos?

Cada vez que parpadeas el párpado extiende las lágrimas por toda la superficie del ojo y crea una capa que ayuda a que estos se hidraten. Los ojos secos pueden aparecer cuando no producimos suficientes lágrimas o cuando la capa protectora de las lágrimas deja escapar la humedad. Y también es importante destacar que el aire acondicionado no ayuda nada a tus ojos y que el 75% de los portadores de lentillas tienen los ojos secos en algún momento.

Pero no te preocupes, porque Optrex te ayuda a calmar y refrescar los ojos irritados y secos con su gama de productos. Por ejemplo, el Colirio Hidratante de Optrex es muy adecuado si usas lentillas. Aunque si no te gustan las gotas para los ojos también puedes usar el Optrex ActiMist Spray 2 en 1 para ojos secos e irritados*.

En resumen, disfruta de tus lentillas. Puedes encontrar más consejos de Optrex en www.optrex.es.

*Sequedad e irritación ocular debido a una disrupción de la capa lipídica de la película lagrimal, aproximadamente el 80% de los casos de sequedad ocular.

Optrex ActiMist Spray 2 en 1 para ojos secos e irritados

¡Descubra RB! FacebookTwitterYouTube